Fundamentación


Fofoletes es un espacio para crear, para imaginar, para traer inquietudes, para compartir, para encontrarse con otros, para dejarse llevar por las palabras, para construir otros imaginarios…

Fofoletes es un taller de nutrición. Porque los libros son un preciado tesoro para ofrecerles a los chicos. Porque el juego, el experimentar con las palabras, el Arte en toda su expresión, la libertad van de la mano. La experiencia de leer y de haber sido ¨leídos¨ por un otro que nos transmitió su amor, por esa lectura, es única. No se vive de la misma manera sin esta experiencia.

Fofoletes cree en el proceso de los chicos como un devenir, algo que fluye hacia otro lugar.

 

Algunos de mis nutrientes

 

La construcción del camino lector, Laura Devetach. Comunicarte, 2012
 
¨ Tiempo neto leído, me gusta llamarlo, –si tengo que hablar del que fuera mío– con sabor a fruta caliente, al inalienable tiempo de la siesta, o al de la noche, a escondidas y con linterna, o en el baño, o en la cama, o debajo de la cama. La cuestión era aislarse, sustraerse del espacio-tiempo lineal para deambular en los cuentos, en los poemas. Construir una burbuja, un lugar en el mundo sin nuestros adultos, aunque fuese ahí nomás, al lado, pero dejándolos afuera de esas búsquedas de los caminos de la libertad.¨

 

Gramática de la fantasía, Gianni Rodari. Colihue, 2011

 ¨Una piedra arrojada a un estanque provoca ondas concéntricas que se expanden sobre su superficie, afectando su movimiento, a distancias variadas, con diversos efectos, a la ninfa y a la caña, al barquito de papel y a la canoa del pescador. Objetos que estaban cada uno por su lado, en su paz o en su sueño, son como llamados a la vida, obligados a reaccionar, a entrar en la relación entre sí. Otros movimientos invisibles se propagan hacia el fondo, en todas direcciones, mientras la piedra se precipita removiendo algas, asustando peces, causando siempre nuevas agitaciones moleculares. Cuando toca fondo, agita el lodo, golpea los objetos que yacían olvidados, algunos de los cuales son desenterrados, otros a su vez son tapados por la arena. Innumerables acontecimientos, o miniacontecimientos, se suceden en un tiempo brevísimo.

(…)

¨ Igualmente una palabra, lanzada al azar en la mente, produce ondas superficiales y profundas, provoca una serie infinita de reacciones en cadena, implicando en su caída sonidos e imágenes, analogías y recuerdos, significados y sueños, en un movimiento que afecta a la experiencia y a la memoria, a la fantasía y al inconsciente, complicándolo el hecho de que la misma mente no asiste pasiva a la representación, sino que interviene continuamente, para aceptar y rechazar, ligar y censurar, construir y destruir. ¨


Dice Michele Petit: ¨El lector no consume pasivamente un texto; se lo apropia, lo interpreta, modifica su sentido, desliza su fantasía, su deseo y sus angustias entre las líneas y las entremezcla con las del autor. Y es allí, en toda esa actividad fantasmática, en ese trabajo psíquico, donde el lector se construye. ¨

 

¿Medianera o puente? La cuestión de mediar entre las personas y los libros. Texto de la ponencia presentada por la autora en la Biblioteca Infantil y Juvenil “Juanito Laguna” (UTE-CTERA) (Buenos Aires, 6 de junio de 2012). Imaginaria agradece su gentileza y autorización para publicarla en estas páginas. Iris Rivera

¨La literatura, ese yacimiento de palabras elegidas y combinadas con arte. Ésas que los artistas que admiramos logran pescar al vuelo cuando pasan zumbando, y las limpian, las pelan, las revuelven, las agitan, las trituran, las liberan, las emperejilan y nos las sirven al plato como frutas, como algas, como ágatas, como aceitunas, así lo dijo de bien Pablo Neruda.

Tienen sombra, transparencia, peso, plumas… así lo dijo. Brillan como piedras de colores, saltan como platinados peces, son espuma, hilo, metal, rocío…así lo dice el tal Pablo y así son las palabras, así cantan. Cantan belleza cuando no desafinan, cantan verdad cuando no mienten. Cuando no engañan, cantan la justa.

Linternas locas que van
son las palabras
agujereando nieblas
rompiendo reglas
y desarmando jaulas…


Bichos sin dueño oficial
son las palabras
que atacan o se mueren
cuando las quieren atar

y hay que soltarlas.


Frutas sin descascarar
son las palabras.
No es fácil mantenerlas
y hay que morderlas igual

si son amargas.


Lluvia que insiste en caer
son las palabras.
Hacen brotar cardales
riegan trigales

perforan los paraguas.¨


 

 Gabriela

No hay comentarios:

Publicar un comentario