sábado, 16 de mayo de 2015

Aroma de palabras



¡Qué deleite!



¡Qué festín!


En nuestro segundo encuentro del taller, tuvimos una pequeña degustación de poemas. 

¿Poemas?

¡Si!

Seleccioné apenas ocho poemas... como para empezar... como para habilitar 

el hambre de palabras... 





En ¨ Loro hablando solo¨, Juan Lima (Comunicarte)


La palabra blanco
duerme a la sombra
de la palabra
negro

la palabra perro
come del mismo plato
que la palabra gato

la palabra nube
a punto de chocar
con la palabra
sierra

la palabra zorro
se disfraza
de la palabra
noche

y la palabra rana
no sería raro
se ponga
a croar



En ¨12 poemas de Federico García Lorca¨ (Kalandraka)

El niño mudo

El niño busca su voz.
(La tenía el rey de los grillos.)
En una gota de agua
buscaba su voz el niño.

No la quiero para hablar;
me haré con ella un anillo
que llevará mi silencio
en su dedo pequeñito.

En una gota de agua
buscaba su voz el niño.

(La voz cautiva, a lo lejos,
se ponía su traje de grillo.)

En ¨Solito¨ de Verónica García. (Fragmento)

A la vuelta el hombre
adelante
lleva una mano
pegada a las cejas.

El canasto es un fuerte
de tres torres.
La paga a esas manos
que dan frutos.

Juego a ver qué trae:

Un metro de margaritas
para un vestido.

Dos cuerdas
para el canto de su guitarra.

Castillos de harina
ombligos de naranja
cansancio.

Y los pedales

son

la

vuelta

al

mundo

más

lenta

del

mundo.



En ¨Palabras manzana¨ , Jorge Luján (Aique)

Manojo de violetas,
desde el quiosco de flores
te vio pasar

Pelo recogido,
falda giradora,
entre que no y que ríes
te vi pasar

Son bellas las violetas
en tus manos,
y la brisa
que nos ve pasar


En¨Secretos en un dedal¨ de Laura Devetach. (Universidad Del Litoral)

Secretos en un dedal

Los dedales escondidos
tienen versos en el fondo
y te cantan en la oreja
mil susurros misteriosos.
Dedalito va
dedalito viene
dame algún secreto
porque me entretiene.
La voz de la lagartija
qué se dice en el parral
la fruta del paraíso
y el mar.
Todo bulle
todo suena
todo cabe en un dedal.

En¨Poeplas. Antología de poesía para chicos¨

Animales pintados.  De Roberta Iannamico

Con un pincel de pelo de camello
pinté un pájaro.
Soplé tres veces al aire
y el pájaro salió volando.
Lo sorprendió el verano: 
picoteaba el corazón de todas las frutas. 


Con un pincel de pluma de pájaro
pinté un camello.
Di tres golpes en la tierra
y el camello salió andando.
Lo sorprendió el invierno:
nevaba sobre la punta de su joroba.

En Para atraparte mejor. De Beatriz Ferro. 

Mi jardín hizo lo que quiso.

Planté un geranio
brotó un narciso.
Planté un rosal
salió un peral.
Mi jardín hizo
lo que quiso.
Sin previo aviso
cubrió de hiedras
la oscura reja,
la blanca piedra.
Podé el ciruelo
creció hasta el cielo.
Las amapolas
nacieron solas.
En vez de flores
de campanillas
él decidió
darme frutillas.
No es caprichoso,
ni prepotente.
es un jardín
independiente.



En ¨Para escuchar a la tortuga que sueña¨. De Oche Califa (Colihue)


Cosas que ocurren a la vez en distintas partes del mundo...

Cuando un señor se agacha en China, otro
se levanta en Nicaragua.
Cuando muere un árbol en España, revienta
una semilla en Canadá.
Cuando un pájaro regresa a su nido en Congo,
otro sale a volar en México.
Cuando en el Vaticano reparten estampitas,
en Moscú reparten estampillas.
Cuando un bebé llora en Pakistán, un anciano
ríe en Uruguay.
Cuando la reina de Inglaterra estornuda,
el rey de España se rasca.
Cuando dos palomas chocan en el aire es
porque una de las dos está equivocada de
país.
Cuando yo me acuerdo de vos, vos no te
acordás de mí.


Aquí los platos. Todos exquisitos. De sabores diferentes. 

Los degustadores se dispusieron a 


oler
saborear
paladear
masticar, 
compartir, 
esperar
repetir, 
¿envidiar?


(Es que el plato del vecino se veía más sabroso).


Les pedí que eligieran el qué más les había gustado. 



Para Morena la decisión fue precisa. De una primera ronda, ya sabía cuál era el plato que más le apetecía. ¨Mi jardín hizo lo que quiso¨ (Beatriz Ferro)
Para Iván, el preferido fue ¨Animales pintados¨ (Roberta Iannamico)
Franco tuvo que decidirse entre ¨La palabra blanco¨ (Juan Lima) y ¨Cosas que ocurren a la vez en distintas partes del mundo¨ (Oche Califa). Finalmente se decidió por éste último

Y entonces, a estos degustadores, les propuse cocinar su propio poema a partir del poema preferido. Los ingredientes (las palabras) eran los mismos que habían usado los autores, pero ahora ellos podían crear un nuevo plato. Así que manos a la ¿olla?

Cada cual se ubicó en un espacio con sus palabras en una bolsita. Al abrirla, las palabras se fueron desparramando por la mesa. Cada uno tuvo una idea diferente para ¨acomodar¨ sus palabras. Para poder visualizarlas y así, mezclarlas para dar forma al plato que teníamos en manos.  Y a pesar de que tenían una idea previa, las palabras fueron las que tomaron el mando... 

Si a alguno le faltaba una palabra, otro se la convidaba. Si después de mucho trabajar esa palabra necesitada no aparecía, la escribían en un papel para luego agregarla al poema. 
Aquí los nuevos platos...


Un jardín independiente



Planté un narciso
mi jardín hizo lo que quiso
Salió un ciruelo
él creció hasta el cielo

Planté un rosal

brotó un peral
Podé las hiedras
cubrió la piedra
me quedé sin
el geranio caprichoso
por las frutillas campanillas
ni amapolas nacieron
con prepotente previo aviso
él decidió darme todas
en la noche oscura, solas
las flores blancas del rosal
en reja de la vieja. 

Morena








Cuando un pájaro de México

regresa a su nido
de volar porque un bebé llora, 
otro anciano de Canadá ríe. 
Los dos chocan y mueren.


Franco







Un pájaro picoteaba
frutas y 
un camello
salió al invierno
con un pincel de tierra.

El pájaro salió volando

de punta 
Di tres golpes y
el camello se 
sorprendió.

Iván




Cuando terminaron cada uno leyó su poema, como antes cada uno había leído el poema elegido. 




En el aire reposaba el aroma de las palabras recién horneadas...










No hay comentarios:

Publicar un comentario